viernes, agosto 17, 2007

Entrevista con Jess Franco

"SOY UN MÚSICO DE JAZZ QUE HACE CINE...”
Jess Franco


Jesús Franco Manera, nacido en Madrid el 12 de Mayo de 1936, (en algunas bases de datos su nacimiento se sitúa en 1930) conocido tambien como Jess Franco, Jess Frank, J.P. Johnson, Clifford Brown...es el cineasta español más prolífico -más de 170 películas, de todos los géneros- y un icóno total del cine de serie B o lo que los americanos llaman como cine “Exploitation”. Director, guionista, músico, actor (Mágnífico en la magistral “El extraño Viaje “ Fernándo Fernán Gómez (1964) ayudante de dirección de Orson Welles en “Campanadas A Medianoche”, perseguido y machacado por la censura Franquista generador de un culto que año tras año no decae.


Capaz de rodar obras maestras del cine de terror (“Gritos en la Noche” (1960), “Miss Muerte” (1965) , Películas de Fu Manchú rodadas en el parque Güell de Barcelona (“El castillo de Fu manchu), convertirse en uno de los reyes del cine “S” de principios de los 80, rodar en Francia, Alemania, Brasil...Vivir el cine 24 horas al día , 7 días a la semana. Siempre ha tenido una especial prelidección por el cine de horror y el cine erótico -lo que le llevo a ser definido por el misimismo Vaticano como: “Cineasta peligroso y una persona non grata para el Catolicismo”, genio y figura en cualquier caso.

El pasado Marzo lo emplazamos en un céntrico hotel Barcelona para proponerle una entrevisita distinta, la primera que se le hace acerca de sus labores como músico de cine y los colaboradores habituales que ha tenido en su prolongada carrera. Disculpad por favor el retraso en la publicación de la entrevista

Acerca de Daniel J. White

J.Lluís: Buenas Jesús, muchas gracias por atendernos, en primer lugar querríamos preguntarte acerca del problema de las identidades y tus numerosos aparentemente seudónimos de incluso como compositor . Veamos quien es quien... Daniel White sabemos que era francés, y ese está localizable…

J.Franco
Y además no era francés…

J.Lluís: ¿No era francés?

J.Franco Daniel White era escocés.

J. Lluís: ¿Escocés?

J.Franco: Sí, parece que le conoces muy poco.

J. Lluís: Sí, sí, lo sé

J. Franco: Él vivía en París, pero vivía en París porque le gustaba más París que Escocia para estar, lo cual es lógico. Él cuando iba a Escocia decía… ¡Vaya mierda de país! , era muy gracioso porque era un personaje increíble, se sentía “british” hasta la médula, consiguió comprarse un apartamento en Paris, en una zona la Porte de Camperret … Donde hay cuatro o cinco grandes casas que se asemejan a Londres -que son completamente británicas-., ahí vivía, en París, pero sin perder el listón…(risas)

Además pintaba bastante bien -no era un gran pintor- pero pintaba bastante bien motivos ingleses, en una especie de intento de parecerse a los paisajistas…en un estilo figurativo.

Daniel que no ha pasado desde luego a la posteridad… pero era un estupendo músico y sabía más de música que nadie. Yo he trabajado igual con otros grandes músicos, como Bruno Nicolai, incluso con Friedrich Gulda que era otro fuera de serie.

Era el compositor que tenía más facilidad de todos, fumaba unos puritos pequeños, llegaba a una sala, se sentaba en una mesita y en el tiempo de hacer un cafe escribía una pieza, sin partitura ni nada, ¡¡Llegaba y te hacía un canon!!, se fabricaba un canon en el rato del desayuno.

Germàn: ¿Gritos en la Noche ya era música de Daniel White?

J.Franco: No, no. Gritos en la Noche no…Yo empecé a trabajar con Daniel White en la película siguiente a “Gritos en la Noche”. Que se llamaba la “Mano del Hombre Muerto”

Germán: ¿Lo conoces en Francia?

J.Franco: Si, en París. Porque yo lo conocí a él personalmente… porque el productor que yo tenía en aquel tiempo que se llamaba Lessair, su hijo me habló de que conocía a un compositor que era muy bueno, que era un tío que sabía mucho de jazz. Yo quise conocerle y ahí empezamos a colaborar. Para la primera película los títulos de crédito están hechos no en playback sino con sonido directo, eh!!! , Y las manos de Daniel tocan el piano…
Con un tema que se sacó de la manga, -lo escribió en diez minutos- si, si era una cosa insoportable (risas).

Seriamente, Daniel es el tío que he conocido en mi vida menos pretencioso y más dado a la sencillez…Es muy gracioso porque él era escocés purísimo, tenía una pinta tan británica que una vez caminado por una calle de Londres, le pararon y le contrataron para hacer una publicidad de wiskie escocés: El típico aspecto medio pelirrojo, con unos ojos muy claros y una pipa en la boca, casi como un personaje sacado de una novela de Arthur Conan Doyle., como el Doctor Watson de la versión de Basil Rathbone… (risas)

Tenía una facilidad compositiva increíble, él hizo la música para La Catedral de Reims, escribía para órgano, que es una cosa jodidísima de escribir, con todas las llaves…Y era muy buen organista y sobre todo era, fíjate, lo abiertas que eran sus posibilidades, un genio con el jazz.
Yo guardo cosas, incluso luego he hecho reediciones de solos de piano de Daniel que fue uno de los grandes pianistas del mundo, porque sabía un huevo.

Daniel era el hombre que se daba menos importancia del mundo. Empezó siendo pianista y director de orquesta de Edith Piaff. Y hizo con Edith Piaff cantidad de cosas. Hasta que Edith Piaff se lo quiso tirar… Y él le soltó : “Eres un callo” (risas)...

En una ocasión Daniel trabajó para una película, para hacer la música le enseñaron la película -yo estaba en el estudio- entré a verla un rato y era una mierda de película. Entonces cuando acabó la proyección el director le dijo a Daniel “bueno, que le ha parecido” que respondió: “pues mire francamente me ha parecido una mierda.Mala, muy mala. Sus películas eran una mierda. Y además da la impresión de que estaba usted enfermo y ni siquiera podía agacharse un poquito para poner la cámara… pero si está todo con la cámara a la altura del ojo humano”… lo puso verde y entonces el director no le encargó ni la música ni nada y se fue dando un portazo.

La verdad es que hay muchas veces en que les decían a los músicos “oye aquí tu te inventas una música y haces…” Pero como me invento yo una música para esta estupidez… que situaciones obvias y eso.

Lo último que él hizo, fue la música para el “Don Quijote” de Orson Welles, dadas las circunstancias, estaba ya muy mayor y aguantó muchísimo hasta el final de la grabación, que fue grabada aquí por cierto.
Germán: ¿Se grabó en Barcelona?

J.Franco: Si

J.Lluís: ¿Dónde se grabó?

J.Franco: Pues se grabó en el estudio de Kiftklus y con la Orquesta de la compañía de teatro esta con la que trabajaban…(no se acuerda)

J.Lluís: Pues ahora no caigo… ¿con la de Dagoll Dagom?

J. Franco: No, no, no, otra orquesta maravillosa.

J. Lluís: Pues no se, de teatro…que sea de teatro no…aquí de teatro estaba el Liceo, o estaba el de la Farándula…

J.Franco: Ya. No, no, no.

J.Lluís: O la Sinfónica del Vallès,

J.Franco: No, no, no, no era nada de eso.

J.Lluís: Es que muchas Orquestas no tenemos por desgracia.

J.Franco: Si que tenéis… Ya quisieran tener en Madrid la cantidad de músicos y la calidad de músicos que hay aquí.

J.Franco: ¡Si hombre, por Dios, la orquesta del Teatre Lliure!!

J.Lluís: Ah, del Lliure, vale, vale, la Orquesta del Lliure. Vale. Es que ahora el Lliure no se si tiene orquesta…

J.Franco: Era muy buena y la prueba es que en el “Don Quijote” yo insistí mucho a Daniel –que estaba de acuerdo- en el poner una secuencia interpretada con tenora, entonces hay unas partes de tenora cojonudas!!!, y Daniel se tuvo que estudiar la tenora porque no la conocía, ver las posibilidades del instrumento y demás, todo fue grabado y conservado, con una orquesta que era grande, no cuatro instrumentos

J.Lluís: Bueno Jesús, vamos a intentar desvelar otro misterio, ¿Quien es Pablo Villa?

J.Franco: Pablo Villa era de Daniel !

Germàn: El gran misterio desvelado

J.Lluís: Vamos haciendo muescas...

J.Franco: Daniel ni siquiera conocía a Pablo Villa, un autor de zarzuelas de principios del siglo XX. Se le ocurrió el pseudónimo de Pablo Villa porque le gustaba y como hacía muchas películas en España, utilizó ese pseudónimo, en aquel tiempo… Es que estamos hablando de unos tiempos siniestros…Resulta que en principio no había ningún inconveniente para que Daniel White hiciera la música para una película en España, porque eso nunca ha estado reglamentado, sindicalmente. Pero la verdad es que luego le ponían unos inconvenientes enormes. Ahora, si firmaba como Pablo Villa pues no pasaba nada ¡!!(risas)… Eran tan bestias, la gente aquella del franquismo…he vivido cosas de risa.

J.Lluís: Que por cierto, ahora que hemos mencionado otra vez a Daniel, Daniel me aparece la mayoría de las veces como Daniel White o como Daniel J. White. Esa J se la ha inventado alguien o…

J.Franco: No, Daniel Jerome White. Es que es como se escribe, pero ahí en Europa ya sabéis que existe la costumbre de pasarse la inicial por el arco voltáico. Es posible que hayan puesto J y tu hayas puesto J, y en los títulos no salga J.

Acerca de Antonio García Cano

J. Lluís: Antonio García Cano hizo la música de “Labios Rojos”. En el sesenta. Hace muchos años.

J. Franco: Uuuuuuuuuh…Me hablas de la prehistoria, (risas) si, ese compositor existía y existió un minuto.!!! (risas), porque “Labios Rojos” fue mi segunda película , un auténtico milagro, no había dinero ni para comer. No ya para rodar, sino para comer. Yo hice “Labios Rojos” como reacción, porque como había hecho primero “Tenemos Dieciocho Años”, mi primera película y la censura me la masacró, me la cortó, me cambió el final… O sea, de verdad… entraron a saco, para impedirme ser director!!!. Sin enseñar la cara.

Ahí yo comprendí muy bien: Como yo me quedé aquí pensativo, triste y eso, no volveré a hacer cine en mi vida. Entonces con un jefe de producción que era amigo mío con el que había trabajado cuando yo era ayudante nos montamos una peliculilla rapidísima. Ese tipo que se llamaba Jose María Morín, hizo unas barbaridades para conseguir dinero y créditos. Allí apareció esa música que no teníamos nadie que la grabara, nadie, y él trajo a Antonio Garcia Cano, no lo conocí apenas… discutí con él, cogí el final, tuvimos mucha controversia.

Acerca de Dennis Farnon

J. Lluís: Según el ministerio de cultura Dennis Farnon es seudónimo de Jesús Franco, que sale como acreditado en una película sobre la que hay un follón impresionante: “Viaje a Bankog Ataud Incluido” , en la que se supone la música es de Dennis Farnon de Ediciones Harmony, en otras fuentes como “Cine para Leer” pone que la música es de Pedro Iturralde. Yo hablé con Iturralde e Iturralde no tenía ni idea de nada. Ni le sonaba la película, literalmente me dijo : “No, no yo no he hecho nada de esto”

J. Franco: Bueno, pues verás. Déjame que yo te cuente.

J. Lluís: Cuente, cuente.

J.Franco: Yo lo se.

J.Lluís: Ya me imagino. Por eso estamos aquí. (risas)

J.Franco: Soy como el director de cine de estos que le dicen al espectador “tu no entiendes nada”... Pues igual (risas), te cuento, Dennis Farnon era un compositor cojonudo, de jazz sobre todo.

Germán: ¿Tiene algo que ver con Robert Farnon?

J.Franco: Hermano de Robert Farnon. A este hombre yo le conocí y le pedí -porque él andaba por Europa- estaba en París sobretodo, si quería colaborar conmigo y hacerme la música para esas pelis. Él dijo que sí, un tío encantador y además de una gran sabiduría.Hicimos esas dos pelis y nada más porque luego él se fue no se donde

Germán: Ahora que mencionas esto, Dennis Farnon tiene mucha música de librería hizo mucha música para librerías musicales…

J. Franco: Si, si… En la película “Bangkok” hizo un trabajo estupendo. Y todas estas músicas están en principio, digo en principio solo, grabadas en Madrid. Luego hay veces que les venía mejor a los compositores hacerlo en Paris… Personalmente prefería París porque yo allí tenía amigos músicos, instrumentistas cojonudos para tocar

J.Lluís: Y siendo tan cojonunda toda esta música ¿cómo es que hay tan poca editada en disco?

J.Franco: Pues eso me pregunto yo

J.Franco: Es que… por ejemplo con la de Dennis Farnon ni siquiera lo intenté, porque él tenía un contrato con una la librería…

Germán: Chapell.

J. Franco: Chapell, exacto, él tenía la obligación de pasar a fichar. En ese caso no fue posible editar nada

Acerca de Friedrich Gulda

J. Franco: En el caso de Friedrich Gulda, que hizo “Necronomicon “ conmigo pasó algo parecido, al ser Austriaco y no Alemán (risas). No era alemán siquiera. No digo “siquiera” porque yo tenga una especial cariño a los alemanes, sino porque ellos si tienen indústria para popularizar o para sacar discos.

Gulda era un compositor extraordinario, había escrito un poema sinfónico de Jazz, lo había grabado con una marca que era famosísima en aquel tiempo, austriaca, de Innsbruck. Ahí es cuando le conocí a él. Oí ese poema, me gustó y entonces quise conocerlo. Vino a Munich hablamos y ya quedamos de acuerdo. Gulda compuso la música a toda velocidad porque no tenía tiempo de nada… Era un pianista clásico extraordinario que inventó una cosa cojonuda en los conciertos que daba, hacía la siguiente barbaridad: Primera parte del concierto: Chopin, Segunda parte del concierto: Jazz él al piano, casi siempre Shelly Manne a la batería y un bajista con temas algunos suyos, standards y eso. Eso fue una revolución en Alemania porque la gente hasta ese momento no había pensado en mezclar el jazz con lo puramente clásico.Allí tuvo muchos éxitos.

La música que me encantaba de Gulda eran temas de él que yo había oído en esos conciertos: Standarts digamos, baladas. Y de allí yo saqué el tema principal para la película “Necronomicon”.
Colaboramos muy a gusto, un tío divertidísimo que me dio una serie de consejos prácticos, recuerdo que decía: “Cuando tu te equivoques, si es música de jazz, insiste. Es porque a ti te ha salido una pifia, insiste para que se vea que te No te has equivocado.”

Sobre el Jazz

Realmente mis músicos han sido pocos en el cine. A parte de éstos ha habido como intérprete Tete Montoliu, porque eramos amiguísimos. Teníamos casi la misma edad, un par de años mas que yo, enseguida congeniamos mucho, hicimos cosas juntos. El grabó, por ejemplo, para películas en que yo hice música, “Vampiresas 1930”. No se si conocéis esa película.

Ahí el pianista es Tete Montoliu. Y además yo lo puse en los carteles, los productores no querian ponerlo porque decían “¿este quien es?” . Siempre que pude lo pedí porque Tete era un monstruo, un fuera de serie. He tenido muchos amigos intérpretes, hice muchas cosas con otros como Ricardo Roda, o con su hermano Albert el trompeta, antes de que muriera de una enfermedad antigua… Se puso tísico. Eso ya no existe, ponerse tísico.

J. Franco: Yo estudié en el conservatorio el piano, porque yo soy hermano de Enrique Franco, musicólogo famoso, íntimo amigo de Montsalvatge… Yo aprendí a tocar clásico, aunque a mi lo que me gustaba era el jazz. No era por facilidad, sobre todo si se toca la trompeta, por el esfuerzo que requiere la trompeta ante cualquier otro instrumento.



Bueno hay otros peores… hago un inciso: Ahora he oído yo, a un “cabrón” americano que es como un Lee Konitz, un virtuoso estilista, de baladas y de jazz pero Jazz, Jazz!!!! no un Kenny G o una tontería de esas. Y entonces, ese tío, de que hace estos discos y esos solos: Toca el bombardino.!!! Parece que estas escuchando a uno de los trombonistas de Duke Ellington, o de Stan Kenton o de aquellos de los que habían, de lo mejor.


Había un trombonista que yo lo conocí en Estados Unidos que se llamaba Barcelona!!!i…Que era un solista de trombón cojonudo. Y era Blanco, yo llegué a hablar con él, y me dijo que es que su familia venía de Catalunya, él en realidad tenía un apellido eslavo, pero como su familia venia de por aquí decidió llamarse de este modo

Bueno yo he conocido a otro músico español entre comillas que también fue una risa, vosotros habéis oído hablar de Herb Albert... Hizo una grabación Michel Colombier de música de Michel y tal, y yo estaba… en aquel momento vivía en París, me llamó Michel y me dijo: “Oye, que resulta que yo he conseguido que Herp Albert venga para grabar con nosotros. Nos presentaron y entonces empezamos a hablar en inglés. De pronto me dice “Oye, que coño es esto de estar hablando en inglés, hablando en gringo”...Me empieza a hablar en español!!! Resulta que era nacido en Tijuana, pero de padre y madre catalanes. Y su nombre real es Heribert Albert , todavía vive, lo que pasa que él compone apenas porque es mayor, sigue produciendo música en AM Records…

Acerca de Odón Alonso

J.Lluís: Y la pregunta es: Odón Alonso ¿Cómo metió usted a Odón Alonso en “Residencia para Espías?

J.Franco: Es que es cuñado mío.

J.Lluís: No, si eso ya lo se. Pero le convenció usted, no fue el quien se lo pidió…

J. Franco: No, no…

J.Lluís: Fue usted quien le engañó.

J.Franco: No le engañé. Estaba muy contento de haberlo hecho. Pero es que yo he
tenido… en mi familia hay dos músicos que son Odón, y el otro es Enrique, mi hermano. Y Enrique hizo solo la música de una película, y nunca mas volvió a hacerlo… por varias razones. Una de ellas que él no quiso nunca mas oír hablar del cine. Pero la otra es que con él había que tener una calidad de grabación y de interpretación y de todo como si fuera la Sinfónica de Philadelphia!!

Germán: Enrique era muy perfeccionista.

J.Franco: ¡Joder! Y entonces los productores se desesperaban porque de un tema, que en principio era un tema cantado, fácil y eso, él lo perfeccionaba lo arreglaba y entonces los intérpretes, los músicos, joder, tardaban un huevo en salir del estudio...Enrique hizo solo “Cuerda de Presos” con Pedro Lazaga. Una gran película, si podéis verla...


Por cierto Pedro Lazaga fue un director que ha pasado a la historia del cine, un director cojonudo, maltratado por la vida, que había estado en la cárcel, en la guerra, era de Lleida. Y era un tío con un sentido de la imagen y del cine cojonudo, lo que pasa es que lo jodieron. Como había estado en la cárcel, en la guerra pues eso, tuvo que refugiarse en hacer unas peliculitas…

J.Lluís: En el resto de proyectos de Odón, tu si que intervenías de algún modo.
Es decir, en “La Justicia del Coyote” estabas de ayudante de dirección

J.Franco: Si, si, si…

J.Lluís: Tu decías de algún modo “Odón es un buen músico, puede hacer la
música…”.

J.Franco: Claro, claro

Acerca de sus orígenes musicales

J. Franco: A mi me suspendió el catedrático de armonía Conrado del Campo porque en el ejercicio práctico le desarrollé un tema haciendo cuartos, una progresión melódica en cuarta y me la tiró a la cara. Me dijo “Mira, la armonía y la música acaban cuando aparece ese demonio que se llamaba Debussy. Ah! Debussy!!!. Si me hubiera dicho Alban Berg en aquel momento me habría parecido una monstruosidad pero lo habría entendido, pero Deboussy y sus séptimas infernales!!!.

Germán: Mentalidad carpetovetónica…

J.Franco: Y me tiró la partitura a la cara diciendo “Yo he pedido sobre un compositor no de un payaso”. Deboussy. Joder, es que tenéis mucha suerte de no haber vivido semejantes cabronadas.

J.Lluís: No recuerdo ahora si en el libro dices hasta donde llegaste en el conservatorio, que curso o lo que sea, pero claro, grabar una banda sonora implica hacer unas partituras, hacer unas partichelas … ¿todo eso lo hacías tu , o tenías un copista? ¿Orquestabas tu?

J.Franco: Orquestaba yo, orquestaba yo. Lo único que si he tenido es un violinista
espantoso, horrible, pero que en cambio era muy pulcro y hacia las copias
muy bien. Esa es la única cosa…

J. Lluís: Y para grabar ¿Siempre grababais con orquestas formadas en ese momento o alguna vez con alguna orquesta ya constituida?

J.Franco: En aquel tiempo orquestas constituidas no había ni una, para música que no fuera la nacional o la sinfónica…

J.Lluís: Por eso lo digo que no hubiera recurrido a la nacional o a un cuarteto

J.Franco: Imagínate que yo nunca tuve un productor capaz de contratar a la orquesta nacional para hacer la música de fondo de la “Vie en Rose”. Ahora, lo que si había es que –si a lo mejor la orquesta solo tenía un 20 o un 25- entonces yo procuraba que fueran los que yo conocía, los buenos. Ballesteros que era…. la nacional, fue muchas veces el avisador de los músicos.

La reacción de la junta de clasificación que además me tenía mucho aprecio… es decir… gritaban “mira este, el nuevo Chaplin”!!, A grito pelado durante la proyección para calificación. O sea, a mala ostia todo el tiempo. Entonces yo tenía en la Sociedad de Autores inscrito el nombre de Ignasi Roig, porque es mi tercer apellido. Bueno, Ignasi viene de mi parte de familia aragonesa-catalana, pero el Roig si que es mi tercer apellido. Entonces yo no decía que no, lo tenía registrado en la Sociedad de Autores pero en silencio. Porque era mejor, así no decían “mira el Chaplin ya está otra vez”.
Y es que no sabéis lo que era la tensión y la mala hostia que había allí. Claro, a no ser que fuera el cariño y el amor con Rafael Gil, Saenz de Heredia y con esa gente.

Germán: Los que eran de su rosca no había ningún problema, ¿no?

J.Franco: Claro

Germán: Pero tu que no eras de su rosca

J. Franco: No, no.

Germán: A pasarlas canutas.

J. Franco: Canutas, canutas. Siempre poniéndome pegas, intentando torpedear. Si lo hubieran hecho descaradamente, habría sido mejor. Oye, tú no intentes dirigir películas que te las vamos a tumbar todas. Pues bueno, ya sabías a donde ibas. Pero cuando te dicen “Hombre, Jesús como estás, que bien, que alegría” Y luego están esperando que salgas para darte una colleja en el cuello...

Acerca de Bruno Nicolai

J.Lluís: Y que tal con Bruno Nicolai. Hizo un montón de películas con música de Bruno Nicolai.

J.Franco: Si, si. Hombre claro. A Bruno yo le conocí en Roma, estaba haciendo una coproducción que era “Luke el intrépido” y entonces los productores me dijeron ¿Qué músicos quieres?, me empezaron a proponer uno de esos Rustichellis italianos, y a mi eso no me apetecía nada. Yo conocía a Bruno del mundo del jazz, era un buen pianista de jazz., no era como Daniel White es como si ahora es George… no se hasta que extremo a vosotros os gusta el jazz…

Bueno, cosas que tengo yo de Daniel White al piano con un bajista y un batería… igual de bueno que Ray Charles en sus momentos de pianista. O sea… pero Bruno tenía un estilo medio comercial, standard, pero muy bonito, entonces yo ahí lo conocí personalmente porque cuando me ofrecieron de la editorial la lista de compositores que ellos tenían…

German: Trovaioli

J.Franco: Si, Armando Trovaioli. Yo vi de repente a Bruno Nicolai y dije “ah, estoy salvado” porque al menos él si sabía, bien.

German: Se acercaba más a lo que tu querías

J. Franco: Hombre, mucho mas. Entonces me hizo la música de “Luke”

Germán: Entonces tu, ¿Cómo trabajabas con él o que método empleabas con él?.

J.Franco: Pues veíamos la película juntos.

Germán: ¿Decidíais las secuencias?

J.Franco: Si, las secuencias…Y y él preparaba unas maquetas para que yo las aprobara. Y eso pasó solo en las tres o cuatro primeras películas, porque había momentos que había un entendimiento cojonudo. Y yo le decía “Bruno, tira por aquí o por allá” y ya estaba. Pero Bruno sabía un huevo de música.

Germán: Era un compositor extraordinario.

J.Franco: Sabes que él se retiró del cine porque se fue de catedrático de composición a Siena, al conservatorio y allí se despidió del cine. Me dijo “Lo siento mucho, pero el sueño de mi vida es ser profesor de composición en Siena”. Además él conocía muy bien Siena. Era un enamorado del gótico y del neoclásico

Germán: Ahora la casa Digitmovies, creo que es, de Italia, está editando los trabajos de Bruno con tus películas.

J.Franco: Si, si. Si es cojonudo.

Germán: Una pregunta que quería hacerte es que por ejemplo en “Drácula contra Frankenstein”, siempre que la he visto me da la sensación de que allí se aprovecho música que se había hecho para “El Conde Drácula”

J.Franco: Si.

Germán: Qué pasó, que no tuvo tiempo de hacer…

J.Franco: No, es que no hubo dinero para hacer…

Germán: Vale. Peor.

J. Franco: Entonces yo preferí poner, elegir los temas y repetir música que no dársela a un desalmado cualquiera.

J.Lluís: ¿Te has visto en la necesidad de hacer eso en alguna otra película? ¿Hay alguna otra película tuya en la que hayas dicho,… Bueno Dios mío, tengo que coger temas que ya tengo de otra cosa y volver a ponerlos.?

J.Franco: Si.

J. Lluís: ¿Te acuerdas de algún título con el que tuvieras que hacer eso, así…?

J. Franco: A veces es que tenía músuica que me gustaba. Hombre, por ejemplo, en “La Condesa Negra”, que es música de Daniel White, los dos temas principales de ahí los he vuelto a usar, y hay un disco mío, no se si lo habéis oido alguna vez, (Nota: Se refiere a The Mannacoa Experience) que hice con Crippled Records, con los alemanes, me pidieron que hiciera una grabación de temas de películas mías, y ahí yo cogí el tema de la “Condesa Negra” siendo la canción más importante del disco.

Yo a Bruno le quería mucho, porque además era un tío muy sano, incluso yo le ayudé… vamos le ayudé, a copiar partes de y cosas de esas, le metían prisa y lo jodían vivo, y me llamaba a mi. Porque yo viví un tiempo en Roma y vivía muy cerca de él, y yo le decía Bruno, estás libre, si, ven a echarme una mano, y nos ayudábamos mutuamente.
Yo me llevé un disgusto cuando se murió Bruno, era un hombre muy bueno pero joder murió no muy mayor, Daniel murió a los 94 años y aunque yo lo sentí mucho dije, joder, es normal. No va a ser eterno. Ahora Bruno debía tener 60 cuando murió.

J. Lluís: Si, no era muy mayor.

J. Franco: Y era el hombre que enseñó a Ennio Morricone casi toda la música que sabe

Germán: Le dirigió la música en muchísimas películas

J.Franco: Claro. Ennio no tenía formación tan clásica como Bruno. Bruno sabía mucho mas de dirección de orquesta, incluso de orquestación

Germán: Creo que era un gran organista. Creo que tocaba muy bien el órgano.

J.Franco: ¿Quién, Bruno? Si, si. Daniel White también. Yo tengo grabaciones de Daniel catedrales de Francia…

Acerca de Siegfried Schwab y Manfred Hübler

J Lluis: Hay dos alemanes metidos por ahí en el tema de la música de “El Diablo que vino de Akasawa” : Siegfried Schwab y Manfred Hübler

J. Franco: Bueno, los dos. Esos dos sabes quienes son? Pues eran el pianista y el saxo de la orquesta que tocaba en el Red Brother, que era un local que estaba en el Europa Center, en Berlín, y que eran unos músicos cojonudos y que yo les conocí yendo a oírlos. Esos sí que colaboron conmigo.
En el “Diablo que vino de Akasawa” la sonorización de esa película se hizo después que la de “Vampyros Lesbos” y entonces como en “Vampiros negros” ellos habían hecho la música en “El Diablo que vino de Akasawa” también había temas de ellos y yo los usé como es lógico, encantado de la vida, y ya está, por eso…

J. Lluís: Entonces eran temas que ya habían sido compuestos…

J. Franco: Para, para “Vampyros Lesbos”

J.Franco: Siegfried Schwab era un guitarrista extraordinario, clásico, da conciertos… los tiene grabados en alemania, guitarra clásica el “Concierto De Aranjuez” un guitarrista clásico muy bueno

Germán: Luego trabajaste en una película, “Sucubus”, que la música es de Jerry Van Royen, que es holandés.

J.Franco: La música de esta película es de Friedrich Gulda. Jerry Van Royer lo que hizo fue arreglar y orquestar todo… En la película hay unos trozos que los dejó a Jerry Van Royen , los que eran mas Standard, los que eran mas jazz.

Acerca de Fu Manchu

J. Lluís: Y se ve que a ti Fumanchú no te iba mucho. “Fumanchú y el beso de la muerte” la compuso Herb Bielden, si lo he dicho bien y “El castillo de Fumanchú” de Malcom Shelby... Que manía con Fumanchú, ¿Que pasa con Fumanchú el pobrecillo?

J.Franco: Lo que pasa es que eran mis dos primeras películas para la American International y entonces eran los músicos que tenían contratados.
Malcom Shelby. Que era un compositor inglés que sobre todo trabajaba en la BBC… como yo en estas dos primeras películas que hice con ellos eran películas de televisión.

Germán: ¿Porque Fu-Manchú eran para televisión.?

J.Franco: Claro. Eran para televisión de Columbia.

J.Lluís: Serían los musicos de la casa.

J.Franco: Claro.

J.Lluís: Alguna otra vez te has encontrado con esta historia que tengas, que te impongan la productora los compositores.

J.Franco: No porque no he tragado.

J.Lluís: Pero lo han intentado.

J.Franco: Claro, pero esas eran mis dos primeras películas americanas entre comillas entonces ahí tuve que tragar previas, la música que hacían estos hombres… Ahora, de todas maneras en “Fu-manchú y el beso de la muerte” yo metí música de Daniel.

Germán: Tu siempre que podías metías a Daniel (risas)…

Acerca de Anton García Abril

J. Lluís: Y ¿Qué tal fue tu colaboración con García Abril?

J.Franco: ¿Con Anton? Hombre éramos muy amigos. Éramos del conservatorio, de la misma promoción. La verdad es que colaboramos muy poco. Yo era el director de producción y entonces hacia la música bien dependía de la colaboración… porque él reconocía que de jazz no sabía un carajo, entonces cuando tocaba unas cosas que debían ser jazz o blues o eso… pues me decía “échame una mano que estoy perdido”... La primera grabación que yo hice con Antón, que eran unos temitas de jazz que él había hecho para una película, entonces yo llamé, (en vez de llamar a los músicos que trabajaban con él, de la nacional y eso) llamé a unos músicos mas o menos de jazz. En aquel tiempo había muy poquito jazz, como comprenderás, sobre todo en Madrid, pero si había jazz, aquel trompeta no se si habéis oído hablar que es casi mítico que se llamaba Joe Moore.

Joe Moore, era uno muy bajito de Bilbao y que era excelente tocando jazz y que era seguidor de Louis Armstrong, y dos o tres mas que había en el panorama, Blady Bass, el padre de la chica Bass, que es pianista…

J.Lluís: Si, se quien es Laly Bass.

J.Franco: Entonces Blady era un excelente músico entonces yo les llamaba para esas grabaciones, ellos venían y Antón García Abril, en aquella época en que coincidimos estaba perdido, del todo, porque claro estos músicos te hablaban con el idoma del Jazz y eso para un músico clásico andaba perdido, un músico sinfónico no tiene por qué saber eso. ¿Entiendes? Entonces Antón las pasaba canutas con esas tonterías. Hasta que se enteró.

Porque era un buen músico. Sigue siéndolo, Antón. Que hablamos de él como si hubiera muerto, el pobrecito. Está supervivo. Antón es un tío que ha hecho cosas muy bonitas y músicas muy porque en el fondo es un bonachón. Antón es un clásico del copón. Algo que le gusta de verdad es Schumman. Que se dejen de tonterías. Entonces claro, en ese sentido él y yo… pues bueno a mi lo que me gustaba era Bela Bartok y dejarnos de tonterías, ¿entiendes? En lo que se refiera a la música digamos clásica, por llamarla de alguna forma. Y para el jazz yo siempre he sido un seguidor de los grupos y de los arregladores y todo esto del West House, que es lo que yo entendía y me gustaba mas. Jerry Mulligan, Chet Baker, Shorty Rogers...

Germán: Tiene que ver con la música también pero a veces en tu cine también es un poco jazzístico

J.Franco: Claro

Germán: Es como una sensación a veces de que las películas van por un lado a veces…

J.Franco: Si, si.

Germán: Que el espectador a veces es un poco como…

J.Franco: No, pero si eso es normal. Yo lo digo siempre que me lo preguntan. Digo que yo soy un músico de jazz que hace películas.

Germán: Si, si. A veces da la sensación de ver unas películas… tienes una sensación de que se van por ahí, y luego vuelven.

J.Franco: Y luego vuelven si. Será por la improvisación, pero improvisación bastante clásica, digamos. No soy John Coltraine

Germán: A veces siempre he querido saber si a veces esta improvisación era deliberada o era porque a veces tenías que hacer las películas como tenías que hacerlas porque…

J.Franco: Deliberadísimo. No se le puede echar la culpa a nadie.

J.Lluís: Y una cosa. Normalmente, claro, en aquella época las grabaciones de las bandas sonoras

J.Franco: Eran una mierda.

J.Lluís: A parte de eso. Las acostumbraban a dirigir los mismos compositores en tu caso tu cogías batuta

J.Franco: Si

J.Lluís: También.

J.Franco: Bueno a veces no la cogía..

J.Lluís: Es que no te veo con la batuta, no se.

J.Franco: Pues tengo fotos de aquella época, de las grabaciones… la última vez que cogí una batuta en mi mano pecadora fue esa grabación esta que hice para los alemanes de temas mios. Y es así… fueron ocho sesiones. Tengo fotos para enterrar…

J.Lluís: ¿Te habían hecho alguna vez una entrevista sobre tu música de cine única y
exclusivamente, por cierto?

J.Franco: No.

J.Lluís: Es la primera vez.

J.Franco: Me habían hecho un poco cuando… justamente cuando… yo hice dos discos cuando… bueno, lo cuento un poco mejor. A veces soy caótico y hablo…

J.Lluís: Bueno, eres de jazz y vas improvisando pero te seguimos porque nos gusta el jazz

J.Franco: Yo había hecho las músicas -no todas siquiera- con Manfred Hübler y Siedfried Schwab- para “Vampyros Lesbos” y entonces un día me pidió permiso Quentin Tarantino para ponerla en “Jackie Brown”, acompañando las escena de los mafiosos. Eso levantó una oleada de interés fortísima -que yo no entendí nunca- consistente en descubrir que yo hacía muchas músicas que le gustaban a Tarantino. Que podía ser bueno. Y entonces me contrataron los alemanes primero, el mismo editor musical que había hecho la música de “Vampyros Lesbos” para hacer un disco de temas mios. Y entonces yo estaba escribiendo esa cosa y de repente una casa española que se llamaba Subterfuge Records…

J. Lluís: Esos discos si que los tengo

J. Franco: Los tienes?

German: Te los hemos traido para que nos los firmes.

J.Franco: ¿Los dos?

J.Lluís: Yo tengo, yo tengo… no hay uno que no tengo

Germán: Yo tengo uno que se llama The Crazy World of Jess Franco.

J.Lluís: Ese es el que tengo yo y luego en vinilo, un single que sacaron en vinilo

J. Franco: Jordi Labanda hizo los dibujos, las ilustraciones, que son preciosos, los del “The Crazy World Of Jess Franco”. Esas dos grabaciones diferentes que además han vivido una vida muy distinta porque claro, la alemana ha funcionado muy bien en otros paises y en España ni quiera se editaron. Y luego despues hice dos o tres mas con variada fortuna, uno más hecho con los alemanes y uno mas hecho con Subterfuge, también.

Yo en realidad… no tengo tiempo, yo he tenido agentes cabreadísimos conmigo.

Por ejemplo, Cristóbal Halfter al salir de un concierto me dijo “tu eres un chalado. Tu estás perdiendo tu vida haciendo estas mierdas de películas y esas músicas”. Joder, con honradez toma lo que quieras. Pero yo soy como la bestia negra que habría podido ser. Un compositor casi tan bueno como el maestro Guerrero o sea nada. Yo he hecho la música porque me gusta. Y hago música, sigo haciéndola… Ahora mismo la última película que he hecho, he hecho yo la música, pero la he hecho por placer, no por pasta.

Tengo unos derechos de autor, pero hoy en día ya con esto de que el cine, cine, cine, se ha venido prácticamente abajo, ya no existe el cine. Ahora existe audiovisuales. Pero no es lo mismo porque antes hacías una película que funcionaba un poco bien y te ponías… ganabas un pastón.


J.Lluis & Germán: Muchas Gracias por tu tiempo Jesús


J. Franco: A Vosotros, un placer






1 Comments:

At 8:02 a. m., Blogger La alcancia del artesano said...

Hola, excelente entrevista, no se si seria posible obtener el permiso de ustedes para colgarla en mi blog dejando claro que fue extraida del de ustedes y si me permiten linkearlos dentro de los favoritos de mi blog. La direccion de mi blog laalcanciadelartesano.blogspot.com

Un saludo cordial y felicidades.

 

Publicar un comentario

<< Home